Unión y Proyección de Sueños (1990-1995)

ADIC surgió en 1991 después de la derrota electoral del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).  Fue fundado por Carlos Rodriguez, Maria Paloma Menendez, Felisa de Solan, Jose Santos Santiago, y el profesor Enrique Solan  (cuatro médicos extranjeros y una nicaragüense) con la propuesta de dar continuidad al enfoque de trabajo en salud y participación comunitaria que el Ministerio de Salud (MINSA) implementó en los años 80, lo cual no fue considerado como una prioridad para el nuevo gobierno.

El nuevo gobierno de doña Violeta Barrios implementó cambios en las políticas económicas y sociales, ejecutando medidas neoliberales que produjeron una fuerte tasa de desempleo, que se agravaba aún más con todos los desmovilizados de la Resistencia, del Ejército, y de la “compactación” estatal.  En este momento existía una fuerte polarización política como herencia de la guerra.  Las organizaciones comunitarias en general se vieron envueltas en un clima de confrontación con las autoridades gubernamentales porque eran vistas como una amenaza política, tal es el caso de la comunidad organizada del barrio Apante, donde ADIC realizó su proyecto piloto.

fotos de Helen Dixon

foto de Helen Dixon

Desde los años 80, Matagalpa creció de manera desordenada debido a la migración del campo a la ciudad por la guerra, y ya en los ’90, por la crisis que se vivió en el campo.  Esta situación y la falta de un plan de ordenamiento municipal provocaron la aparición de nuevos barrios asentados en los cerros, carentes de los servicios básicos y además constituidos por la población más pobre. En sus primeros once años, ADIC fue la única organización que trabajó proyectos de desarrollo comunitario integrales en barrios urbanos de Matagalpa.

Ya a mediados de 1991, para elaborar el proyecto de Salud Integral en conjunto con la organización del barrio Apante, se realizó una encuesta a la población para conocer sus necesidades y propuestas en Salud.  Entre los problemas detectados figuraba con mayor énfasis que la población defecaba al aire libre.  A finales de 1991 arrancaba el Proyecto de Salud Integral y como primer paso se complementó el sistema de agua y se potabiliza.  También se creyó una Comisión de Agua para participar en el comité Pro-Agua.  Los procesos que se desprendieron del proyecto Salud Integral permitieron disminuir la polarización partidaria, a través de una diversidad de personas en el liderazgo de las estructuras organizativas del barrio.  Así se comenzó a trabajar conjuntamente con una visión mas democrática que incluía a los diferentes criterios políticos, buscando en primer lugar el progreso del barrio antes que los intereses partidarios.

A partir de 1992 ADIC realizó una investigación sobre alternativas para la eliminación de excretas, encontrando una respuesta a la problemática: la construcción de letrinas aboneras, ademas de las tradicionales.  La población del barrio aceptó la propuesta y desde ese momento en adelante ADIC iba construyendo las letrinas.  En 1994 se amplia el proyecto de salud al barrio Marvin Antonio Alvarado y instaló el servicio eléctrico domiciliar a traves de un fondo rotativo familiar, y a finales del año se inició la construcción de la Casa Comunal.

Durante esa etapa ADIC asumió el reto de articular un nivel de mayor complejidad en la organización comunitaria, democratizando la participación, los procesos de toma de decisión, y los liderazgos.

Recorriendo Nuevos Caminos (1996-1998)

Durante esta estaba se notaba una descomposición general de la situación económica y social, como resultado de las políticas de ajuste estructural del gobierno de dona Violeta Barros y del gobierno entrante de Arnoldo Aleman, electo en octubre de 1996.

foto de Helen Dixon

foto de Helen Dixon

En este lapso ADIC concentró mucho esfuerzo y recursos en los procesos de organización comunitaria y amplió la cobertura de sus proyectos de infraestructura social sanitaria, sorteando las condiciones del contexto.  Todavía seguía con la construcción de letrinas y expandió la construcción a otras comunidades.

Es a partir de 1996 que se dio por inaugurado el trabajo con la niñez al organizar varios grupos en diferentes barrios en un proyecto de dos años. En este periodo también se promovió la organización de jóvenes .  Se iniciaron encuentros entre diferentes barrios para compartir experiencias y planificar actividades, y se realizaron una serie de talleres con diferentes temáticas.  Se inició un ciclo de capacitaciones intensivas para los grupos sociales y para las organizaciones comunitarias en general.  La temática incluyó aspectos de organización y participación ciudadana, salud y medio ambiente, autoestima, violencia, sexualidad, salud reproductiva, aspectos legales, genero, derechos de las mujeres, jóvenes, niñas, y niños.

En esta etapa de grandes avances, en ADIC se integraron mas miembros y varios fundadores regresaron a sus países de origen, quedando la dirección y representación legal de la organización en manos de nicaragüenses.  En 1997 se asumió una presencia política mas fuerte en Matagalpa, pasando ADIC a ser parte de: Comisión de Lucha Contra el SIDA, La Red de Mujeres de Matagalpa, Comisión Ejecutora de la Comisaria de la Mujer y la Niñez, Coordinadora de ONG’s que trabajan con la Ninez y la Adolescencia en Matagalpa, y la Red Matagalpina de Comercio Comunitario.

Cosechando con Unas, Sembrando con Otras (1998-2001)

En 1998 ocurrió el Huracán Mitch, que provocó perdidas de vidas humanas, danos en la infraestructura nacional y lesiones graves en la economía.  En Matagalpa ADIC se juntó esfuerzos con varias ONGs para rescatar a las personas damnificadas, organizar y abastecer los diferentes refugios establecidos en el casco urbano.

foto de Helen Dixon

foto de Helen Dixon

En este periodo también se estrecharon lazos entre las mujeres organizadas, a través de encuentros interbarrio mas seguidos.  Se desarrollaron mas actividades sociales entre mujeres.  ADIC les brindó a las mujeres acceso a creditos con fondos rotativos y a capacitaciones.  Como parte de este acompañamiento ADIC firmó convenios con dos instituciones locales, para que las mujeres organizadas tuvieran acceso a exámenes de Papanicolau.

En esta década ADIC estaba cosechando el producto de la experiencia vivida, la que pretende poner en practica, aprendiendo a través de su accionar reflexivo.  Como parte de su misión.  El resto es continuar aportando y aprendiendo a través de su accionar reflexivo.  Consciente que los vientos están cambiando, que la desigualdad se profundiza y que la esperanza y el empeño son parte de estos procesos, la Asociación para el Desarrollo Integral Comunitario se apunta a emprender nuevos desafíos.

Para información de todos los proyectos que ADIC ha hecho, conozca nuestro currículum.

Conozca mas:  Nuestro Trabajo, Donde Trabajamos, Quienes Somos, Nuestros Donantes, Eventos y NoticiasContáctenos

foto de Helen Dixon

fotos de Helen Dixon

Anuncios